4 de enero de 2014

Roscón de Reyes



Con las cantidades que se indican sale un roscón de 1 kg.

Ingredientes:
500 grs. de harina de fuerza.
130 grs. de azúcar.
70 grs. de mantequilla.
160 ml. de leche.
25 ml. de agua de azahar.
1 huevo y 1 yema.
2 sobres de levadura de panadería fiolizada ó 25 grs. de levadura fresca.
Ralladura de naranja y de limón.
Azúcar, almendras fileteadas y fruta escarchada para la decoración. 
Una yema de huevo batido para pintar el rosón. 

Elaboración:
En un bol mezclamos la harina, el azúcar y la levadura. Calentamos la leche en el microondas durante 40 segundos, le añadimos el agua de azahar. Sobre la mezcla de harina echamos los huevos, la ralladura de naranja y limón, la leche con el agua de azahar y la mantequilla, a temperatura ambiente, cortada en trozos. Amasamos hasta conseguir una masa lisa y uniforme. Hay que amasar según la técnica francesa de golpeado. Formamos una bola y dejamos reposar, tapada con un paño húmedo, durante 3 horas aproximadamente, hasta que la masa haya duplicado su volumen. Con los nudillos aplastamos la masa para expulsar todo el aire, y damos forma al roscón. Dejamos reposar, tapando la masa con un paño ligeramente húmedo, durante 3 ó 4 horas hasta que haya duplicado su volumen. Pintamos con una yema de huevo diluida en 2 dedos de leche y decoramos con la fruta escarchada, las almendras fileteadas y el azúcar. Precalentamos el horno a 220º. Introducimos el roscón y horneamos a 200º durante 18 minutos. Si durante la cocción se tuesta demasiado deprisa lo tapamos con papel de aluminio. Finalmente, retiramos del horno y dejamos enfriar. 

Precisiones:
La masa es pegajosa al principio, pero a medida que se va amasando se vuelve más manejable. Cuanto más amasada esté tanto mejor.
El tiempo de levado de la masa es indicativo, para una temperatura ambiente de entre 18-22º.
Si la masa tiende a encoger al formar el roscón, dejar reposar unos minutos y seguir estirando. Si se pega a las manos, nos las untamos con aceite de girasol para poder manejar la masa con más facilidad.
El azúcar para la decoración se elabora humedeciendo ligeramente en agua el azúcar y mezclando con los dedos. Hay que preparar el azúcar de la decoración cuando elaboramos la masa del roscón, al objeto de que dé tiempo a que se seque y quede crujiente. 
La yema de huevo se diluye en leche para que el roscón no se tueste demasiado durante la cocción. 
Esta masa de roscón es muy pegajosa, por lo que es preferible utilizar amasadora tipo KitchenAid  o similar. Hay que amasar hasta que la masa se separe de las paredes del bol y forme una bola ligeramente pegajosa.